Saltar al contenido
Criadores de Bulldog Frances

Obstrucciones Intestinales

Descripcion

Son una serie de procesos muy frecuentes en la clínica diaria caracterizados por la obstrucción del intestino debido, casi siempre, a la ingestión de cuerpos extraños.

Como pelotas, trozos de tela y cualquier cosa que al perro se le antoje ( como un trozo de sofá).

Otra forma de obstrucción intestinal es la formación de fecalomas, producida en la mayoría de las ocasiones por la ingestión de grandes cantidades de calcio (huesos) que provocan la calcificación de las heces e impiden su tránsito normal y la defecación.

Definicion

La obstrucción gastrointestinal se define como el bloqueo parcial o total del flujo de nutrientes (sólidos o líquidos) ingeridos en el cuerpo, y/o las secreciones del estómago hacia y a través de los intestinos.

El término gastro se refiere al estómago, mientras que intestinal se refiere a una condición de los intestinos. Por consiguiente, este término se refiere a la obstrucción que puede ocurrir en el estómago o los intestinos.

La obstrucción gastrointestinal es una afección bastante común. Por lo general, los perros tienen un alto riesgo porque tienden a ser menos discriminatorios con respecto a lo que ingieren.

Del mismo modo, los perros más jóvenes pueden ser más susceptibles por la misma razón.

La condición o enfermedad descrita en este artículo puede afectar tanto a perros como a gatos.

Etiología y Patofisiología:

La obstrucción intramural puede ser causada por una enfermedad infiltrativa como neoplasia, infección micótica (p. ej., pitiosis) y granulomas (p. ej., secundaria a peritonitis infecciosa felina).

La obstrucción intraluminal ocurre comúnmente en perros y gatos como consecuencia de la ingestión de un cuerpo extraño.

La mayoría de los casos de vómitos agudos no son el resultado de una obstrucción gastrointestinal y son autolimitados. El vómito puede ser el resultado de una indiscreción en la dieta, infección parasitaria, gastroenteritis bacteriana o viral, ansiedad o mareos.

El monitoreo cuidadoso para detectar vómitos persistentes, depresión, molestias abdominales y/o fiebre es crítico. Si el vómito persiste, se justifica la reevaluación. Se debe realizar una palpación abdominal, buscando signos de un cuerpo extraño o molestias abdominales.

Es importante examinar cuidadosamente la cavidad oral de los gatos, buscando evidencia de hilo, hilo o agujas. Se deben realizar radiografías abdominales, buscando objetos extraños radiopacos o signos de distensión intestinal, lo que indica una posible obstrucción.

Síntomas y tipos

La obstrucción puede ocurrir en el estómago o los intestinos. La obstrucción del flujo gástrico resulta en la acumulación de sólidos y líquidos ingeridos en el estómago.

Esto puede provocar vómitos, una pérdida posterior de líquidos, incluyendo secreciones gástricas ricas en ácido clorhídrico, así como una posible deshidratación, lentitud y pérdida de peso, dependiendo de la gravedad de la afección.

La obstrucción del intestino delgado provoca la acumulación de sólidos y líquidos ingeridos en los intestinos por el área de la obstrucción.

El vómito consecuente puede resultar en una deshidratación significativa y desequilibrios electrolíticos, dependiendo de la ubicación exacta de la obstrucción en los intestinos.

El daño a los revestimientos protectores del intestino y la isquemia intestinal (en la cual se restringe el suministro de sangre a los intestinos) también puede resultar potencialmente en la presencia de toxinas en la sangre.

Los síntomas primarios que pueden aparecer incluyen vómitos, especialmente después de comer, anorexia, debilidad, diarrea y pérdida de peso.

Causas

Hay varias cosas que pueden llevar a la obstrucción gastrointestinal. Cuando se percibe, que el flujo gástrico está atorado, puede ser causada por cuerpos extraños que han sido ingeridos, un tumor, gastroenteritis (inflamación del tracto gastrointestinal) o estenosis pilórica, que es una condición que causa vómitos severos.

Cuando el veterinario en una observación del perro descubre un taponamiento, o mejor dicho cuando existe algún tipo de atoramiento en alguna parte del intestino delgado, puede ser causada por la ingestión de cuerpos extraños, tumores, hernias, invaginación intestinal (una afección en la cual una porción del intestino delgado se desliza hacia la siguiente, causando obstrucción) o torsión mesentérica, que es una torsión particular de los intestinos alrededor de su eje mesentérico, la membrana conectiva entre los intestinos y la pared abdominal.

Varios factores de riesgo pueden aumentar las probabilidades de obstrucción gastrointestinal, incluyendo la exposición y la tendencia a ingerir cuerpos extraños, así como la invaginación intestinal asociada con los parásitos intestinales.

Diagnóstico

Un procedimiento de diagnóstico que puede ser útil para confirmar la obstrucción gástrica y la obstrucción intestinal cercana es una endoscopia, en la cual un pequeño tubo con una cámara diminuta adherida a él es conducido a través de la boca y dentro del estómago, permitiendo un examen.

Este método también puede recuperar biopsias de masas, e incluso recuperar cuerpos extraños que pueden ser la fuente de obstrucción.

Otras pruebas las cuales pueden resultar útiles son el análisis de orina (que puede descartar otras causas de síntomas similares, como enfermedad hepática) y las ecografías abdominales, que pueden revelar la presencia de un cuerpo extraño en el estómago o el intestino.

Tratamiento

El diagnóstico y tratamiento inicial será de internación. Lo más probable es que el tratamiento consista en una cirugía para eliminar el cuerpo obstructor, así como cualquier tratamiento necesario para tratar los efectos secundarios, como la administración de líquidos por vía intravenosa para evitar la deshidratación. Cuanto antes se diagnostique y se resuelva la afección, mejor.

Actividad post tratamiento

Después del tratamiento inicial, los síntomas y el progreso deben ser monitoreados. Es importante reponer los líquidos perdidos (debido a vómitos excesivos o diarrea, por ejemplo) para evitar la deshidratación.

La actividad debe ser restringida y la dieta debe consistir en alimentos suaves durante uno o dos días, seguidos de una vuelta gradual a la dieta normal.

Tenga en cuenta que no se debe administrar ningún alimento por vía oral hasta que se haya eliminado la obstrucción y se haya terminado el vómito.

Después de la cirugía, es importante mantener a su mascota quieta y descansando por algunas semanas.

A menudo se retiene el alimento durante 24 horas y luego se introduce una dieta blanda en pequeñas cantidades cada pocas horas.

Los tamaños de las porciones se aumentan gradualmente en 2-3 días y la dieta se vuelve a la dieta normal gradualmente en 7 días.

Es importante que vigile a su mascota para detectar vómitos, apetito y deposiciones, y que informe cualquier anormalidad a su veterinario. La ingestión de objetos extraños puede dar lugar a costosas facturas veterinarias.

Los perros  necesitarán cirugía cada vez que ocurra una obstrucción. Evite que las mascotas mastiquen cosas que puedan tragar o desgarrar y luego las traguen. Cueros crudos, pezuñas de vaca, orejas de cerdo y otros huesos son causas comunes. Tenga cuidado con los cubos de basura. Guárdelos en un armario cerrado o use una tapa segura.

Prevención

Los perros con tendencia a ingerir cuerpos extraños pueden convertirse en reincidentes, y los dueños de estas mascotas deben ser conscientes de ello y tomar las precauciones adecuadas. Por ejemplo, no deje contenedores con objetos accesibles a su mascota.